Fonasa Fonasa

Búsqueda avanzada

Procedimientos Médicos (Ambulatorios y Hospitalarios)


¿Qué es?

Los procedimientos médicos son prestaciones de salud (atenciones unitarias o en grupo) que se otorgan a un paciente para efectos diagnósticos, terapéuticos o quirúrgicos, implican el uso de equipamiento, instrumental, instalaciones y profesionales especializados, dependiendo de la complejidad del procedimiento y de las condiciones clínicas del paciente.

Son indicados por un médico cirujano o un profesional de la salud autorizado y se pueden realizar tanto de manera ambulatoria como a través de la hospitalización del paciente.

  • Los procedimientos ambulatorios se realizan habitualmente en un box de atención o sala de procedimientos, tales como evaluaciones de fonoaudiología, test psicológicos, atenciones y/o cirugías dentales, electrocardiogramas, audiogramas, etc. Y también, existen procedimientos que requieren de una preparación del paciente antes de su realización, tales como la administración de algún medio de contraste en el caso de los Scanner (según sea indicado), o la administración de algún anestésico o algún sedante, como es el caso de las colonoscopías o endoscopías. También destacan entre ellos, la instalación y manejo de la hemodiálisis en pacientes portadores de enfermedad renal crónica.
     
  • Los procedimientos hospitalarios, en cambio, requieren que el paciente sea ingresado al establecimiento para su realización, es decir, debe pernoctar, tanto por una condición inherente al procedimiento como también por condiciones propias del paciente. Estos, pueden ser invasivos como no invasivos y requieren de equipamiento y personal altamente especializado para su realización, es decir, deben disponer de todos los recursos técnicos, clínicos y de infraestructura, como forma de prevención ante alguna complicación. Y al igual que los procedimientos ambulatorios, deben ser indicados por su médico tratante.
     
  • Los procedimientos o intervenciones quirúrgicas, en su mayoría requieren que el paciente sea ingresado al establecimiento donde se realizará la prestación correspondiente, ya que requieren de un establecimiento que sea capaz de dar soporte a la complejidad de la intervención, a la tecnología aplicada, al postoperatorio del paciente y en general, a todas las posibles complicaciones que se pudiesen presentar, tanto por la condición clínica del paciente, como por la envergadura de la cirugía. En la actualidad, gracias a los avances tecnológicos y de técnicas quirúrgicas, se dispone de intervenciones quirúrgicas mínimamente invasivas, como la cirugía laparoscópica.

¿Cuándo realizar un procedimiento médico?

La indicación médica para la realización de un procedimiento, ya sea ambulatorio u hospitalizado, puede formar parte de un proceso en que se requiere determinar el diagnóstico de una patología que afecte al paciente, o bien formar parte de un tratamiento para la recuperación de la salud o el alivio de alguna enfermedad o síntoma.

Frente a la sospecha diagnóstica o a la necesidad de tratamiento o seguimiento detectada, es el médico tratante (o profesional de la salud autorizado) quien debe solicitar mediante una orden médica, su realización, lo cual dependerá del diagnóstico o condición de salud que presentes, además de tu edad, sexo, tus antecedentes de salud personales y si presentas factores de riesgo, entre otras.

La indicación le permite al médico tratante o profesional autorizado:

  • Complementar el examen clínico del paciente
  • Detectar factores de riesgo que pueda presentar el paciente
  • Diagnosticar de manera precoz patologías, enfermedades o condiciones de salud que presente el paciente
  • Controlar el estado de problemas de salud o enfermedades
  • Determinar la administración de tratamientos, bajo cirugías mínimamente invasivas
  • Determinar la instalación de un dispositivo médico
  • Curar y rehabilitar tu condición de salud
  • Y muchas veces se requieren, para la toma de decisiones del médico tratante, sobre todo cuando el resultado del procedimiento es determinante del inicio, la continuidad o finalización de una terapia o tratamiento.

Procedimientos médicos en la red Pública Preferente (MAI) y red Privada (MLE)

Los procedimientos son aplicables bajo ambas modalidades de atención (red Pública Preferente y red Privada), pero con ciertas diferencias:

  • La red Pública Preferente (MAI) dispone en los consultorios de atención primaria de procedimientos de baja complejidad, (electrocardiogramas, por ejemplo), como también de procedimientos quirúrgicos de baja complejidad, realizados en sala de cirugía menor, tales como, extracción de uña encarnada, lunares, entre otros. En caso de no contar con los procedimientos solicitados por su médico tratante, será derivado mediante interconsulta a aquellos establecimientos de mayor complejidad (nivel secundario y terciario), que cuenten con el equipamiento y el personal especializado, requeridos para efectuar las prestaciones solicitadas, tales como CDT, CRS y Hospitales.
En los CDT y CRS (nivel secundario) el paciente no pernocta y en ellos se aplican procedimientos mínimamente invasivos, como aquellos guiados por imágenes e incluso algunas intervenciones quirúrgicas, como por ejemplo, la extracción de la vesícula vía laparoscópica. Para efectuar estas intervenciones, se requiere que el paciente sea ingresado a primera hora por la mañana, pudiendo ser dado de alta en la tarde del mismo día, ya que el proceso postoperatorio, no requiere de atenciones de mayor complejidad.

En los Hospitales (nivel terciario), de alta complejidad, serán ingresados (el paciente requiere pernoctar) aquellos pacientes derivados desde nivel secundario o desde las Unidades de Urgencia, en el caso de requerir atención médica impostergable. Todo de acuerdo a protocolos de referencia y contrareferencia establecidos y de acuerdo a Programas de Atención, como por ejemplo, el AUGE.

 

  • La red Privada (MLE) dispone de aquellas prestaciones (procedimientos médicos, diagnósticos, terapéuticos y quirúrgicos) que inscriban las instituciones en convenio privado con Fonasa y que forman parte del Arancel MLE, contando con una codificación, un nombre y una valor asociado a la prestación necesaria, de acuerdo al área a tratar y también según el nivel de inscripción del prestador (Nivel 1, 2 y 3, donde el bono nivel 3 es el de mayor valor). Lo anterior, para procedimientos ambulatorios, hospitalizados y/o quirúrgicos.

Junto con ello, para todos los procedimientos, ya sean ambulatorios u hospitalarios, que exijan la atención del paciente en una sala especialmente acondicionada o en un pabellón quirúrgico, se deben valorizar adicionalmente los recursos de esta atención mediante un Programa de Atención en Salud (PAS).

Cabe señalar que cuando se atiende a través de centros de salud privados debe considerar el pago de diferenciales como por ejemplo, insumos, medicamentos, arsenalera, uso de pabellón y días camas en caso necesario. Sólo un grupo de prestaciones de Prótesis y Órtesis cuenta con un porcentaje de bonificación y se encuentran detalladas en el Arancel MLE de Fonasa.

Para los procedimientos solicitados por un médico que atiende fuera de la cobertura de Fonasa y que estos no se encuentren codificados en nuestro Arancel, se debe pagar el valor del mismo de manera particular, en el establecimiento de salud donde se realice la prestación.

Requisitos

Red Pública Preferente (Modalidad MAI):

  • Estar acreditado como beneficiario cotizante o carga (tramos Fonasa A, B, C o D)
  • Estar inscrito en el consultorio (atención primaria) más cercano al domicilio o lugar de trabajo
  • Los procedimientos realizados en la atención primaria (consultorios, postas, SAPU, etc.) son gratuitos, independientemente del tramo Fonasa del beneficiario
  • En el nivel secundario y terciario (CDT, CRS, hospitales), los beneficiarios en tramos Fonasa A y B no realizan copago (gratuidad)
  • En el nivel secundario y terciario (CDT, CRS, hospitales), los beneficiarios en tramos Fonasa C y D pagan respectivamente el 10 % y 20% del valor de los procedimientos practicados, según lo indicado en el Arancel MAI
  • En el caso de los procedimientos odontológicos realizados en nivel secundario y terciario, tendrán una contribución estatal de un 100% para el grupo A, 70% para el grupo B, 50% para el grupo C y 20% para el grupo D.
  • Los beneficiarios de 60 años o más, independiente de su tramo de ingreso, tienen gratuidad en todas las atenciones y programas de salud de la red Pública Preferente, incluyendo los procedimientos médicos.

 

Red Privada (Modalidad MLE):

  • Estar acreditado como beneficiario cotizante (tramos Fonasa B, C o D)
  • Contar con una Orden Médica que notifique la pertinencia de la realización del procedimiento médico
  • En la MLE el beneficiario selecciona al profesional o establecimiento de salud en convenio con nosotros, a través de la compra de un Bono de Atención de Salud (BAS) o de un Programa de Atención en Salud (PAS), según corresponda. Ambos pueden ser adquiridos en: