Fonasa Fonasa

Búsqueda avanzada
26 de abril de 2017

La depresión en Chile

La última Encuesta Nacional de Salud destaca que un 17,2% reconoce síntomas depresivos, con un número importante de casos en mujeres. Un reciente informe de la OMS identifica a Chile con más de 800 mil personas mayores de 15 años con depresión.

Depresión Desempleados Embarazadas Familia y niños
La última Encuesta Nacional de Salud destaca que un 17,2% reconoce síntomas depresivos, con un número importante de casos en mujeres. Un reciente informe de la OMS identifica a Chile con más de 800 mil personas mayores de 15 años con depresión.
Tamaño A A
Santiago, Abril de 2017.- El pasado 7 de Abril, se conmemoró el Día Mundial de la Salud, con particular énfasis en el aumento de patologías asociadas a la depresión. No fue una elección al azar, ya que los datos de la Organización Mundial de Salud (OMS), indican que más de 300 millones de personas en el mundo, padecen de este tipo de trastornos.
 
El Ministerio de Salud define la depresión como “una enfermedad que se caracteriza por tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente disfruta, así como por la incapacidad para llevar acabo las actividades cotidianas, que se mantiene, al menos dos semanas”. El National Institute of Mental Health norteamericano, define la depresión como “cuando una persona tiene un trastorno depresivo, este interfiere con la vida diaria y el desempeño normal y causa dolor tanto para quien padece el trastorno como para quienes se preocupan por él o ella. La depresión es una enfermedad común pero grave y la mayor parte de quienes la padecen necesitan tratamiento para mejorar”.
 
La Tercera, cita al Informe “Depresión y otros Desórdenes Mentales Comunes” de la OMS, para identificar que en Chile, 844.253 personas mayores de 15 años sufren de depresión, mientras que más de un millón de personas tiene ansiedad. El mismo informe, identifica una mayor prevalencia de las mujeres (5,1%) por sobre a los hombres (3,6%).
 
El informe de la OMS se desarrolló en base a datos entregados por el Ministerio de Salud, como la última Encuesta Nacional de Salud (2009-2010) en la que un 17,2% reconoció síntomas depresivos (no depresión) donde también se ve una amplia brecha entre hombres y mujeres: 8,5% y 25,7% de prevalencia respectivamente. Al revisar la encuesta, es posible ver que el grupo etario 25-44 y 45-64 es el que más destaca, con más del 19% cada uno; mientras que en el nivel educacional bajo se ve un mayor porcentaje (20,8%) en relación con el alto (11,8%). La publicación de La Tercera, citando al Ministerio de Salud, destaca que en Chile, el “16% del total de días solicitados por licencias médicas es por depresión”.
 
Para Mariane Krause, profesora de la Escuela de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Directora del Instituto Milenio para la Investigación y Personalidad (MIDAP), “la depresión aqueja a personas de todas las edades y condiciones sociales, sin distingo. Pero se concentra en edades y sectores de la población donde confluyen las condiciones de entorno con vulnerabilidades, que tienen que ver tanto con la historia de la persona, como con la presencia actual de condiciones de estrés psicosocial”.
 
Es importante por ello, tener claridad de qué es la depresión, cómo identificarla y cómo ayudar a alguien que lo padece.
 
 

Identificación

Es importante señalar que la depresión es una enfermedad, por lo que debe ser diagnosticado por un profesional capacitado.
 
La “Guía de intervención mhGAP” de la OMS, parte del programa de acción mundial para superar las brechas en salud mental, señala los trastornos prioritarios que se deben evaluar y que puede ser evaluada como depresión:
 
  • Poca energía, fatiga, problemas de sueño o apetito.
  • Estado de ánimo triste o ansioso en forma persistente, irritabilidad.
  • Falta de interés o de placer en actividades que solían ser interesantes o placenteras.
  • Múltiples síntomas sin causa física definida (por ejemplo, dolores y malestares, palpitaciones, aletargamiento)
  • Dificultades para llevar a cabo su trabajo usual, actividades escolares, domésticas o sociales.
 
  • Episodio depresivo leve.
  • Episodio depresivo moderado.
  • Episodio depresivo grave sin síntomas psicóticos.
  • Episodio depresivo grave con síntomas psicóticos.
  • Otros episodios depresivos.
  • Episodio depresivo sin especificación.
Los episodios depresivos típicos, de acuerdo al CIE-10, son: “humor depresivo, pérdida de la capacidad de interesarse y disfrutar de las cosas, disminución de su vitalidad que lleva a una reducción de su nivel de actividad y a un cansancio exagerado, que aparece incluso tras un esfuerzo mínimo”.
 
La depresión como enfermedad, puede coexistir con otras patologías. El National Institute of Mental Health norteamericano identifica tres al menos, las cuales pueden presentarse antes de la depresión, causarla, y/o ser el resultado de esta, aunque puede diferir según la persona:
 
  • Los trastornos de ansiedad, tales como el trastorno de estrés postraumático, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la fobia social, y el trastorno de ansiedad generalizada
  • El abuso o la dependencia del alcohol o de otras sustancias
  • Enfermedad cardiaca, derrame cerebral, cáncer, VIH/SIDA, diabetes, y la enfermedad de Parkinson.
 
 

Depresión en mujeres

Como las cifras lo señalan, las mujeres son más prevalentes a tener una depresión que los hombres, y particularmente en una etapa como el embarazo, pueden aparecer con mayor frecuencia debido a los cambios hormonales que tienen.
 
El sitio BebesyMás destaca algunas depresiones que suelen identificarse con mujeres, como son:
 
  • Depresión durante el embarazo: Los cambios hormonales, químicos, que se generan y cambian con los estados emocionales intensos de la madre, también llegan al bebé. Es importante realizar un diagnóstico temprano y correcto.
     
  • Depresión postparto: Los síntomas de esta son:
    • Sentimientos de angustia y tristeza.
    • No puede salir de la situación en la que se encuentra.
    • Falta de interés por las actividades que antes realizaba.
    • Mucho sueño o insomnio, mucha hambre o falta de apetito.
    • Falta de interés por el bebé y todo lo relacionado con él, no conecta con el bebé.
    • Sentimientos de incapacidad para cuidar a su bebé.
    • Extrema preocupación en su cuidado.
    • Tiene retraimiento y falta de comunicación.
    • Tener pensamientos catastróficos o suicidas.
 

Ayuda a una persona con depresión

El Ministerio de Salud, desarrolló una lista de tips para ayudar a una persona con depresión, en torno al Día Mundial de la Salud de este año, entre lo que destacan:
 
  • Ofrézcale ayuda directamente y escúchela sin juzgarla.
  • Anímele a buscar ayuda profesional y ofrézcase para acompañarle a los controles de salud.
  • Apoye el tratamiento con medicamentos, recordando los horarios y monitoreando que cumpla con ellos.
  • Las personas con depresión pueden tener dificultad para realizar sus actividades cotidianas y seguir horarios regulares. Apóyelas en eso.
  • Si una persona con depresión piensa en hacerse daño a sí misma o ya se ha dañado intencionalmente, acompáñelo/a. Pida ayuda a los servicios de emergencia (131), a Salud Responde (600 360 7777) o a un profesional de su centro de salud. Además procure esconder medicamentos, venenos, objetos afilados y armas de fuego.
  • Cuídese usted también. Acompañe dentro de sus posibilidades. No necesita resolver ni hacerse cargo de todos los problemas de su amigo/a o familiar deprimido/a. Procure buscar formas de relajarse y seguir haciendo las cosas que le gustan.
Lo más importante es buscar ayuda profesional.
 

Cobertura Fonasa

A través de la red Pública Preferente, Fonasa entrega cobertura a todos sus beneficiarios con su plan General. En él, se destaca el programa de Salud Mental, el cual es posible acceder a través de la atención primaria de salud (APS) a atenciones preventivas, de evaluación y tratamiento, mientras que en los COSAM o en recintos de nivel secundario y terciario (CDT, CRS u hospitales) y previa derivación desde la atención primaria, se puede acceder a tratamientos ambulatorios u hospitalizados de corta y mediana estadía. Además, en estos recintos es posible acceder a la cobertura que entrega el AUGE en la patología asociada.
 
La “Depresión en personas de 15 años y más” se encuentra garantizada en el AUGE desde 2005. A más de diez años de la incorporación en el sistema, es una de las diez patologías con mayor cantidad de casos creados.
 
El AUGE garantiza el tratamiento de esta enfermedad, con un plazo de atención inmediata desde la confirmación y una consulta con especialista en un plazo máximo de 30 días desde la derivación.
 
A través de la red Privada, por medio de la Modalidad Libre Elección (Bonos o Programas médicos), los beneficiarios Fonasa (tramos B, C o D), pueden acceder a la elección de un profesional o establecimiento en convenio, para la consulta de salud mental o bien, un programa médico para tratamientos de especialidad psiquiátrica o psicológica.
2581 visitas
Enviar
Compartir

Noticias relacionadas

21 de junio de 2017

Cobertura en Alerta Sanitaria

20 de junio de 2017

Fonasa denuncia colusión

16 de junio de 2017

Beneficio para Dirigentes